masaje_geotermal

El masaje geotermal

¿Qué es el masaje geotermal?

El masaje geotermal o masaje con piedras calientes es una solución de bienestar atípica originaria de Hawai. Se utilizan piedras de basalto de origen volcánico, un tipo de piedras de color negro, que tienen la propiedad de mantener el calor durante un largo periodo de tiempo.

El terapeuta utiliza piedras previamente calentadas a una temperatura entre 45º y 60º. Éstas piedras se colocan en puntos estratégicos del cuerpo conocidos como “chakras” para equilibrar la energía, liberar las tensiones, aflojar los músculos y reducir el estrés.

que_es_masaje_geotermal

¿Cómo se desarrolla una sesión de masaje geotermal?

Mientras que las piedras de masaje alcanzan la temperatura adecuada, el paciente se tumba boca abajo sobre la camilla de masaje. Para preparar el cuerpo para recibir el tratamiento,  el masajista realiza un masaje manual extendiendo un aceite para masaje caliente o aceites esenciales templados sobre la espalda y las piernas para ayudar a la relajación del cuerpo y prepararlo para recibir las piedras calientes sin sobresaltos.

Una vez que todo el cuerpo esté relajado gracias a los suaves movimientos ejercidos por el masajista y al olor de los aceites esenciales, es el momento de colocar las piedras calientes sobre el paciente. Éstas se sitúan a lo largo de la espalda comenzando por el sacro (parte posterior de la pelvis) hasta la nuca. Extendidas las manos a lo largo del cuerpo, las piedras calientes se colocan también sobre la palma de la mano del paciente, las piernas y los pies y, finalmente los cuádriceps. Cada piedra permite estimular un determinado “chakras” y relajar los músculos llevando al paciente a un estado de relajación profunda.

Mientas que las piedras calientan las diferentes zonas sensibles del cuerpo, el paciente es masajeado delicadamente con otras piedras calientes sobre el resto del cuerpo, lo que le transmitirá un sensación de calor envolvente.

illustration-pierres-chaudes-themikischool

Para continuar con la sesión, el paciente es invitado a tumbarse sobre su espalda y las piedras son colocadas sobe su vientre y cara. El masaje continua sobre las piernas, los brazos, la cara, el cuello y el vientre. Una sesión de masaje geotermal dura entre una hora y una hora y media.

La temperatura de las piedras se determina según la sensibilidad al calor del paciente. Asimismo, la temperatura también depende del estado de salud del paciente, el terapeuta debe conocer si el paciente sufre problemas particulares como problemas cardiovasculares.

El masaje geotermal puede realizarse sobre una camilla de masaje, sobre el suelo o sobre una cama pero, no obstante,  la adquisición de piedras oficiales con propiedades para retener el calor es absolutamente necesario así como la utilización de varias toallas.

La utilización de una funda para la camilla de masaje es altamente recomendable para protegerla de las posibles manchas de aceites u otros productos provocadas, por ejemplo, cuando el paciente se gira para tumbarse sobre su espalda.

¿Cuáles son los beneficios del masaje geotermal?

El masaje con piedras calientes es ante todo un masaje de bienestar para relajar todo el cuerpo liberando los canales de energía bloqueados gracias al calor de las piedras. Esta circulación de energía provoca la relajación inmediata del organismo estimulando la circulación sanguínea y linfática.

Una sensación de bienestar envolverá rápidamente el cuerpo eliminado el estrés y las tensiones, llenado el espíritu de un estado de lucidez e introspección que liberará el cuerpo de toxinas y energías negativas.

La relajación intensa que se consigue con el masaje geotermal es adecuada para combatir los dolores articulares, musculares, e incluso las enfermedades asociadas con el estrés como la fibromialgia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *