masaje_prenatal_une

Masaje prenatal para mujeres embarazadas

¿Qué es el masaje prenatal?

El embarazo es un momento delicado y desestabilizador para las mujeres embarazadas. La masoterapia propone diferentes soluciones con el objetivo de hacer este periodo un poco más fácil de llevar. El masaje prenatal ofrece varios cuidados para aliviar los dolores ocasionados por el aumento de peso que provoca un desplazamiento del punto de equilibrio. Este masaje se realiza generalmente a nivel de las lumbares y las articulaciones entumecidas sobre una camilla de masaje clásica.

Se recomienda que el masaje prenatal sea realizado por un profesional de la salud como un obstetricia o una matrona, pues existen todavía ciertas contraindicaciones dada su naturaleza más terapéutica que de “bienestar”. Para una sesión en un salón de masaje o balneario, no dude en informarse sobre la experiencia y conocimientos de los masajistas  en cuanto al masaje prenatal.

Cualquiera que sea la solución que elija, asegúrese de tener el visto bueno de su médico, cada mujer es diferente y comenzar un masaje demasiado pronto durante el embarazo puede suponer un riesgo potencial para el bebé.

masaje_prenatal

¿Cuándo y cómo realizar el masaje prenatal?

El masaje prenatal está estrictamente regulado y hay varias reglas a respetar para no perjudicar el buen desarrollo del bebé, por lo que se recomienda practicar este masaje sólo entre el cuarto y el octavo mes de embarazo. La utilización de un aceite de masaje o de una crema neutra garantiza la buena realización del masaje prenatal. Evite los aceites esenciales o los aceites que contengan componentes químicos pues pueden ser potencialmente peligrosos para la salud del bebé cuando penetran en la piel. Evite igualmente los aceites de masaje con un fuerte olor que puedan provocar náuseas a la mujer embarazada. Privilegie el uso de aceites y cremas bio, como las que propone Green For Health, empresa francesa eco-responsable.

En la práctica, la mujer embarazada debe primero desvestirse y acostarse sobre el costado izquierdo, reposando su vientre sobre la camilla de masaje evitando al mismo tiempo que el peso del bebé no sea soportado por el hígado. Existen cojines especiales con un agujero en el centro permitiendo a la mujer acomodarse sobre el vientre para un mejor acceso a todo el costado izquierdo y a la espalda.

El masaje implica la ejecución de pequeños movimientos circulares tocando y presionando ligeramente las zonas entumecidas de todo el cuerpo, incluyendo el estómago. El objetivo es llevar a la relajación para que la mujer embarazada sienta un profundo bienestar en su nuevo cuerpo. Se busca eliminar la tensión y la fatiga que provocan dolores lumbares y la sensación de piernas pesadas.

Una sesión de masaje prenatal puede durar de 10 minutos a una hora. Se recomienda realizarlo en intervalos regulares entre el cuarto y el octavo mes de embarazo, cuando el cuerpo experimenta un cambio constante.

Se puede también combinar el masaje prenatal con la utilización de un balón de gimnástica adaptado para reducir considerablemente los dolores lumbares, además este balón es perfecto para la reeducación del perineo después del parto.

Otras terapias pueden ser apropiadas para las mujeres embarazadas como el yoga o el aquagym. Se recomienda conocer la opinión de un profesional de la salud antes de comenzar cualquier actividad que implique directamente a vuestro bebé.

¿Cuáles son los beneficios del masaje prenatal?

El masaje prenatal tiene como efecto la distensión de los músculos mejorando la circulación sanguínea y la sensación de bienestar de la madre, así como la producción de hormonas de placer como la oxitocina que contribuye a la relajación y al desarrollo del bebé.

A largo plazo, la práctica del masaje prenatal ayuda a la mujer a sobrellevar más fácilmente su embarazo proporcionando una dimensión tranquilizadora y demostrando que es posible sentirse a gusto con ese nuevo cuerpo; lo que lleva a una aceptación más fácil del embarazo por parte de las mujeres más afectadas por los cambio de humor.

Las mujeres que practiquen este masaje a intervalos regulares tendrán más energía para transmitir a su hijo y esa inversión se sentirá incluso después del nacimiento del bebé, con un bebé que sabrá agradecérselo a su madre con un temperamento más tranquilo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *