img344792038-310x150

Experiencia: ¿Cómo sacar el máximo provecho de vuestro primer masaje?

Son varias las personas que no se atreven a cruzar las puertas de los salones de masaje ya que les causa ansiedad y tener un comportamiento complejo el hecho tener que estar cara a una persona para que les trate su cuerpo. Este tipo de comportamiento es difícil de tratar, sin embargo no tiene por que producirse ya que se trata de centros de estética dónde los profesionales se encargan de nuestro bienestar.

Si el masaje es hasta la fecha algo desconocido para vosotros, es posible que la idea de que un extraño que os toque estando parcialmente desnudos os moleste. Cada uno tiene una relación diferente con su cuerpo; ¿Pensáis que tenéis demasiada barriga después de las vacaciones? ¿Tenéis una mancha de nacimiento en un mal lugar que os hace tener ansiedad? Dejemos claro que a vuestro practicante no le va a importar, su principal preocupación será haceros disfrutar de vuestro primer masaje, haciendo que sea lo más relajante y beneficioso posible para vosotros.

photo_001

Entonces ralajaos y seguid estos consejos para aprovechar al máximo de este momento mágico.

 

Antes de la sesión

Está claro que no sirve de nada estresarse ya que se trata de una experiencia para aliviar el estrés y no para causarlo. Bebed mucha agua y aseguraos de no ir con el estomago muy lleno, ya que un masaje realizado boa abajo después de haber comido puede ser particularmente desagradable, coger cita por la tarde es lo mejor, además, el efecto letárgico en el que nos puede dejar el masaje va bien con el fin de la jornada para poder relajarse plenamente hasta la hora de acostarse.

 

Una vez en el centro de masaje

Haced saber que habéis llegado, mientras esperáis entrar en la sala de masaje podréis empezar des de este preciso instante empezar a relajaros y preparaos para recibir el tratamiento.

Cuando os digan que podéis entrar en el espacio de masaje, vuestro terapeuta os dejará solos un momento y os indicará dónde se encuentran los vestuarios para dejaros en la intimidad necesaria para desvestiros. En esta habrá, por lo general, una toalla y accesorios, como por ejemplo unas bragas de algodón, que cubrirán las partes del cuerpo que no van a masajear. Por supuesto que es de vuestra libre elección retirar la ropa que deseáis, el pudo es algo que los masajistas comprenden, aunque es más agradable por razones prácticas, que las dos partes estén descubiertas.

redo

 

Antes de la sesión, es importante dar a conocer vuestras experiencias y vuestras expectativas en temas de masaje al terapeuta que se ocupará de vosotros. De esta manera, podrá analizar vuestro estado de ánimo para adaptarse al mismo, como buen profesional que es. Aprovechad para informarle de las zonas de vuestro cuerpo que son particularmente dolorosas que deseáis tratar, o por lo contrario, las zonas a evitar. Si aún no os lo ha preguntado, decirle a qué productos sois alérgicos, aceites de masaje u otras lociones ya que se utilizan a menudo según qué tipo de masaje, sin embargo muchos especialistas optan en consecuencia por aceites y cremas de masaje neutras.

No dudéis en indicarle a la persona que os masajea si deseáis que la sesión sea en silencio o con música, no todo el mundo prefiere pasar toda la sesión hablando.

Sin embargo, es importante que hay comunicación a lo largo del masaje, y dar una opinión honesta a lo largo de la misma para que se pueda llevar a cargo lo mejor posible y evitar, así, las incomodidades. Sois libres de elegir las cosas que os gustan así como las zonas a masajear, la presión a ejercer o incluso la velocidad y la amplitud de los movimientos sobre el cuerpo.

Sea como sea, relajaos y respirad con normalidad. Intentad dejaros llevar por el soporte de la camilla de masaje hasta no sentir el peso de vuestro propio cuerpo, y aprovechad del momento plenamente.

 

Cuando la sesión termine

Tomaos algunos minutos para relajaros y reflexionar sobre la experiencia, de nada sirve levantarse muy rápido de la camilla de masaje ya que podríais marearos o tener la sensación de vértigo debido a la relajación de vuestro cuerpo por un largo periodo de tiempo el cual tiene que ponerse en marcha de nuevo. Dadle el tiempo necesario levantándoos lentamente para vestiros de nuevo.

1973789_orig

 

Una sesión de masaje realizado por una persona cualificada os procurará efectos positivos inmediatos; una sensación de bienestar y relajación, una mejor circulación sanguínea y linfática, reducción del dolor muscular, pero también una reducción innegable de la ansiedad debido al ritmo de vida diario. A menudo los efectos más beneficiosos se notan después de un tratamiento a largo plazo, si la experiencia ha estado a la altura de las expectativas y os sentís a gusto con la práctica, entonces podéis pedir otra cita que os aportará solamente beneficios para prolongar los beneficios a largo plazo.

Para tener más información sobre los diferentes tipos de masaje, no dudéis en consultar nuestro artículo sobre los diferentes tipos de masaje.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *