historia_del_tensiometro

Historia del tensiómetro

Llegó el momento de ir a consulta. El médico abre el cajón de sus utensilios y saca un particular aparato que enseguida le enreda en el brazo. El doctor comienza a accionar una perilla y usted a sentir presión en su extremidad. Lo que tiene puesto es un aparato para medir la presión arterial y se llama tensiómetro. Mientras continúa la revisión, usted podría echar un vistazo a nuestro artículo sobre la historia del tensiómetro.

¿Quién descubrió la presión sanguínea?

Si pensaba que los egipcios se dedicaban sólo a hacer pirámides y momificar gatos está excluyendo una gran parte de esta civilización: sus avances en medicina. Fueron ellos quienes estudiaron el pulso y la ubicación de las venas y arterias en el cuerpo. También sabían que ciertas enfermedades podían estar relacionadas con la sangre.

Cabe señalar que la idea del corazón como un órgano del cuerpo y no como el generador de los sentimientos era ya un pensamiento avanzado en la Antigüedad. Hacia el siglo II en Roma, Claudio Galeno desarrolló el concepto de circulación, sangre y bombeo del corazón. Si bien se hicieron estudios y avances en la Edad Media, no fue sino hasta 1733 que un reverendo británico pensó en medir la presión arterial.  Stephen Hales (1677-1761) realizó varios experimentos con animales para observar la presión y la capacidad de los diferentes vasos sanguíneos. Su método consistía en introducir tubos delgados de vidrio en las arterias y de esta forma, medir la elevación de la sangre dentro del tubo.

¿Cuál es el origen del tensiómetro?

El primer aparato para medir la tensión arterial apareció tras la invención del fonendoscopio por el médico francés René Laennec en 1816.

En 1828, otro francés, Jean Léonard Marie Poiseuille describió el primer aparato para medir la presión sanguínea en su disertación doctoral La force du cœur aortique. Este aparato, compuesto por mercurio, es el ancestro de los tensiómetros (la presión arterial todavía se da en décimas de milímetro de mercurio).

En 1854 Karl von Vierordt, conocido por sus estudios del sistema circulatorio, inventó un aparato para medir la presión sanguínea de forma no invasiva. El mecanismo estaba compuesto de palancas empleadas para estimar la presión arterial. Su invento es considerado como un precursor del tensiómetro moderno llamado esfigmógrafo.  Es verdad que esto llegó a ser un gran avance en el mundo del sistema circulatorio , sin embargo, el aparato resultaba pesado, estorboso y poco fiable.

 

Seis años después (1860) apareció Jules Marey, un médico fotógrafo que tomó en sus manos el diseño del esfigmógrafo creado por Vierordt para realizarle algunos cambios. Entre éstos estaba la capacidad de ser transportado. 

¿Quién inventó el tensiómetro?

La invención del esfigmomanómetro como lo conocemos en la actualidad se le atribuye al médico austríaco Samuel Siegfried Karl Von Basch en 1881. Sin embargo, basándose en las investigaciones realizadas a lo largo del siglo XIX, el médico italiano Scipione Riva-Rocci crea el primer tensiómetro con manguito en 1896.

Este modelo de tensiómetro se compone de un brazalete circular inflable que presiona la arteria . Esto se lograba gracias a la pera de goma. Todo iba bien hasta que notamos que este aparato tenía una desventaja : sólo medía la presión sistólica. La presión diastólica no era tomada en cuenta.

Hacia 1905 el ruso Nikolaï Korotkoff añadió el uso de un fonendoscopio (o estetoscopio) sobre la arteria braquial para poder escuchar los ruidos de forma más nítida. Los ruidos que se escuchan durante la medida de la presión arterial se conocen desde ese momento como “sonidos de Korotkoff”

Esta versión mejorada permitió la detección de signos de hipertensión arterial. Además, el aparato era capaz de medir las presiones sistólica y diastólica. El método creado por este médico sigue aplicándose en la actualidad para los tensiómetros manuales.

¿ Cómo funciona el tensiómetro?

Para averiguar la respuesta, primero es necesario repasar las bases del sistema circulatorio. Como ya lo sabemos, el corazón se encarga de irrigar la sangre a todo el cuerpo. Para el proceso, la sangre que circula ejerce una presión al pasar por las arterias. A esto se le denomina presión arterial.  Las hay de dos tipos: sistólica y diastólica. En la presión sistólica el corazón se contrae y la sangre sale. En cambio, en la diastólica el corazón se relaja y la sangre viene a llenarlo.

El tensiómetro o  esfingomanómetro se coloca en el brazo con el fin de buscar el punto de máxima presión en la arteria braquial. Una vez alcanzado, el médico puede hacerlo descender gracias al dispositivo de bombeo, el cual cuenta con una válvula de aireación especialmente hecha para esto. Finalmente , el estetoscopio (ya colocado cerca de la arteria) mide los sonidos de Korotkoff. Estos ruidos vienen de la fluctuación arterial que nos reenvían de nuevo a los impulsos cardíacos.

¿Cuál fue el primer tensiómetro aneroide?

El industrial francés (Emile Spengler) y dos cardiólogos (Henri Vaquez y Charles Laubry) se asocian para crear el primer tensiómetro aneroide de nombre Vazquez-Laubry. En 1910, el francés Victor Pachon propone una nueva versión del aparato para medir la tensión. Su tensiómetro posee un oscilador y no necesita un fonendoscopio. Sin embargo, el tensiómetro de referencia sigue siendo el de Vazquez y Laubry.

Los tensiómetros de la actualidad: ¿qué es el tensiómetro digital?

Después de tanto tiempo de evolución e investigaciones se pensaría que el tensiómetro cobró importancia a través de los años. Sin embargo , no fue sino hasta 1950 que la utilidad de medir la tensión fue reconocida. A partir de ese momento, el tensiómetro se ha convertido en un aparato médico indispensable. Hoy se reconoce la importancia de medir la presión arterial , sobre todo para reconocer los casos de hipertensión. Por esta razón, siempre es útil conocer qué es la hipertensión y cómo prevenirla.  

En la actualidad conocemos el tensiómetro digital . Este aparato cuenta con una pantalla y otras funciones. El tensiómetro digital se diferencia del manual en cuanto a que no necesita fonendoscopio ni manómetro para medir la presión arterial. El uso del tensiómetro electrónico requiere algunas indicaciones. Si va a adquirir uno, tal vez necesite saber cómo elegir un tensiómetro.

                                     

                                                                                   Tensiómetro OMRON M3

Los tensiómetros han evolucionado mucho desde entonces. La marca japonesa Panasonic presentó su primer tensiómetro digital de muñeca en 1993 apoyándose en el método de oscilación de Victor Pachon abandonado debido a su falta de precisión. Este método es mucho más eficaz en su versión electrónica.

Desde 2012 existen los tensiómetros de nueva generación capaces de conectarse al Smartphone. De esta forma, es posible revisar su tensión arterial durante un período más largo . Obtendrá los datos directamente en su teléfono.

En fin, la revisión médica ha terminado. Ahora usted conoce su presión arterial (¿no es así?) y sabe un poco más sobre los aparatos que le permiten seguir de cerca su buena salud.
datos-curiosos-presión arterialSi le interesa saber más sobre el tema, le recomendamos leer los siguientes artículos: 

https://mmim.es/pieza-singular/esfigmografo-de-marey/

https://es.wikipedia.org/wiki/Esfigmoman%C3%B3metro#cite_ref-Booth1977_6-0

Y consultar nuestras fuentes:
GARCIA BARRETO, D. (2009). Hipertensión arterial. España: Fondo de cultura económica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *