Cómo realizar un masaje cardíaco

El masaje cardíaco o RCP es un elemento esencial en cualquier formación de primeros auxilios. Se realiza seguido a un paro cardíaco para retardar el deterioro de las funciones vitales y evitar lesiones en el cerebro. Con el masaje cardíaco se busca que la sangre siga circulando por todo el cuerpo. Durante un curso de formación es habitual practicar el RCP sobre un maniquí de reanimación específico para RCP.

El masaje cardíaco sólo debe realizarse si la víctima no respira o lo hace de manera anormal. Para ello, hay que controlar si el pecho de la víctima se eleva regularmente, así como colocar la oreja cerca de la boca de la víctima para intentar escuchar ruidos respiratorios.

Si la víctima todavía respira, no hay que realizar el masaje cardíaco. En caso contrario, lo primero que hay que hacer es llamar a los servicios de urgencias (llamar al 112). Si no tienes acceso a un desfibrilador de urgencias debe comenzar de inmediato las compresiones torácicas hasta que el personal de urgencias aparezca. Si hay alguien más en la habitación, es recomendable que una persona se encargue de llamar a urgencias y buscar un desfibrilador, mientras otra comienza el RCP lo antes posible para limitar los riesgos.

Tras la nueva ley de 2007 que permite el uso de los desfibriladores a todos los ciudadanos y no sólo al personal sanitario, cada vez es más habitual encontrar estos aparatos en lugares públicos (estaciones, aeropuertos, centros deportivos, etc…). Los desfibriladores se encuentran habitualmente en una caja verde colocada sobre un muro, muy visible y de fácil acceso. Lee nuestro artículo sobre desfibriladores para conocer cómo utilizarlo de forma correcta.

Para realizar el masaje cardíaco lo primero que hay que hacer es situar a la víctima sobre una superficie dura y estable. A continuación, colocamos la palma de la mano encima del esternón, y agarramos esa mano con la otra tirando de los dedos hacia atrás para ejercer más presión. Una sola mano es necesaria para la reanimación de un niño de menos de 8 años y únicamente 2 dedos para un bebé. Hay que tener cuidado en no apoyarse a los lados ni en la parte inferior del esternón. Para determinar el lugar preciso en el que realizar las presiones torácicas, sigue las costillas flotantes hasta el punto en el que se unen con el esternón, una vez sobre ese punto calcula 3 dedos en dirección a la cabeza, ese será el punto preciso.

Posición del esternón resaltada en rojo
Posición del esternón resaltada en rojo

Para realizar el masaje, hay que arrodillarse cerca de la víctima y colocar los brazos de manera vertical. Esta posición permite utilizar las fuerza de los hombros, algo necesario ya que hay que comprimir el esternón hundiéndolo entre 5 y 6 cm. Se recomienda realizar 30 compresiones torácicas con una frecuencia de 100 por minuto, es decir, casi 2 compresiones por segundo.

Posición a adoptar durante el masaje cardíaco
Posición a adoptar durante el masaje cardíaco

La técnica inicial señala que hay que realizar 2 insuflaciones (boca a boca) alternadas con las compresiones. Sin embargo, esta técnica ya no se enseña durante las formaciones de primeros auxilios, ya que se considera que el oxígeno presente en el cuerpo durante los minutos posteriores a un ataque cardíaco es suficiente, por los que es preferible centrarse en las compresiones cardíacas y evitar los momentos de pausa.

 

One thought on “Cómo realizar un masaje cardíaco

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *