El médico de cabecera

El médico de cabecera o médico de familia es el especialista que más consultamos a lo largo de nuestra vida. Él trata los problemas cotidianos y conoce todo nuestro historial médico y familiar. Asimismo, es muy importante la declaración de este, para el reembolso de las consultas medicas por parte de la seguridad social.

La profesión del médico general

El médico de cabecera se encuentra en el centro de salud o consultorio más cercano a nuestro domicilio, y generalmente trata a todos los miembros de la familia. La relación creada entre el médico y paciente puede durar varios años, principalmente en áreas rurales donde habitualmente sólo hay un médico de cabecera que atiende a todo el pueblo.

El médico general garantiza el seguimiento personalizado de sus pacientes y les prescribe los tratamientos adecuados. Si los síntomas del paciente van más allá de sus competencias, él los redirige a otro médico especialista. El paciente debe primero consultar a su médico de cabecera antes de dirigirse a un especialista (excepto en el caso de un oftalmólogo, de un dentista o de un psiquiatra) para ser reembolsado en su totalidad por la seguridad social.

blog_hipertension

El médico también puede desplazarse al domicilio de sus pacientes, principalmente en las zonas rurales, si las condiciones de salud del paciente así lo requieren, por ejemplo para aquellas personas que sufren una inmovilización parcial del cuerpo.

Los médicos de cabecera trabajan en los centros de salud públicos o en centros privados donde disponen de su propio consultorio médico. También pueden trabajar en establecimientos escolares o en otras administraciones (centro médico-social, medicina del trabajo, etc…).

Las consultas médicas comienzan generalmente por una corta entrevista con el paciente con el fin de conocer las razones de su visita (dolor, incomodidad, fiebre, etc…). A continuación, el doctor general comienza a realizar el examen médico del paciente, haciendo uso de diversos instrumentos médicos. Esta rutina médica incluye la medida de la presión arterial con ayuda de un tensiómetro, la auscultación del corazón con un fonendoscopio, la palpación de los ganglios, etc… Puede igualmente mirar el estado de la garganta de un paciente con la ayuda de un bajalenguas esterilizado, así como observar la cavidad de los oídos con un otoscopio. El médico de familia esta habilitado para realizar inyecciones como las vacunas.

Normalmente, el médico general tiene un horario bastante cargado. Durante un día, puede realizar un promedio de 22 consultas, por lo tanto, debe mostrar una gran resistencia frente a todo.

El sistema de salud en España

El gobierno español se preocupa por la salud de sus ciudadanos, es por esto que les ofrece un sistema de salud publico, por medio de la seguridad social.  Se debe mencionar que, más del 90 % de los españoles hacen uso de este sistema; sin embargo, el 15 % de la población cuenta con una cobertura médica privada.

Respecto a la salud pública, esta permite que los ciudadanos tengan su propio médico de familia, por el cual luego podrán acceder a todo el sistema de salud (médicos especialistas, centros de salud, medicamentos, etc.). De igual modo, gracias a la seguridad social, la remisión a un especialista es gratuita y también gran parte de los medicamentos prescritos oficialmente por el médico son reembolsados por el sistema. Asimismo, en muchos casos el tratamiento en hospitales, las prótesis, ortopedias, entre otras cosas más, son gratuitas.

Seguridad social en España- Salud pública

Por otra parte, recuerde que para acceder al sistema debe estar inscrito en la seguridad social. Este tramite es bastante sencillo, para esto solamente deberá dirigirse a una oficina oficial, tener su documento de identidad a la mano y llenar ciertos documentos específicos. Seguido a esto, el funcionario va a crear su número de seguridad social y usted deberá completar una planilla en la cual podrá escoger a su médico de cabecera y los centros de salud y hospitales más cercanos a su hogar. Luego de unos días, deberá volver a dirigirse a aquellas oficinas, para recibir su tarjeta sanitaria. No olvide que, los trabajadores deben hacer este proceso de inscripción a la seguridad social por medio de su empresario, ya que es responsabilidad de ellos hacerlo.

Las competencias requeridas para ser médico de cabecera

El médico de cabecera debe poseer conocimientos médicos variados dado que tiene que ser capaz de curar todo tipo de enfermedades. Asimismo, debe ser capaz de diagnosticar el tipo de dolor o enfermedad que sufre el paciente con el fin de derivarlo al especialista adecuado. También debe estar al tanto de los diversos avances científicos en el tratamiento de la enfermedad, con el fin de informar a sus pacientes.

Este médico debe respetar el secreto médico y confidencialidad de los pacientes, no pudiendo revelar el estado de salud de un paciente a su entorno (ni el del paciente ni el del propio médico). Debe tener paciencia y mostrar comprensión antes las molestias del paciente y no juzgarle.

¡Sobra decir que a todo médico, la sangre no debe impresionarle!

Estudiar medicina para ser médico de familia

Para ser médico de cabecera es necesario realizar la carrera de medicina en cualquier universidad pública o privada. Una vez terminada la carrera deberá realizar el MIR, prueba de acceso a la formación de especialistas médicos en España. Según la puntuación obtenida en ese examen podrá elegir especialidad y hospital, por tanto, cuanto más alta sea su nota mayores posibilidades tendrá de conseguir una plaza en la especialidad deseada. Una vez pasado este examen comenzará su residencia de una duración estipulada de 4 años, superada la cual habrá conseguido su título especialista en medicina de familia. En total, 9 años de formación antes de poder realizar realmente su trabajo.

estudios_medicinas

El material usado por los médicos de cabecera

Durante una consulta, el profesional deberá examinar ciertas partes del cuerpo, palpándolas pero también usando algunos instrumentos para auscultar a su paciente. Estos dispositivos tienen un papel vital para identificar inconvenientes o enfermedades en un paciente, por lo tanto, deben ser de excelente calidad y eficaces. 

Un médico de cabecera debe contar con:

  • Un estetoscopio para escuchar los sonidos internos del cuerpo, auscultando el pecho del paciente. Los médicos generales suelen utilizar estetoscopios manuales. Descubra nuestra amplia gama de estetoscopios Littmann, modelos modernos y eficientes.
  • Un termómetro, para medir la temperatura del cuerpo humano. Existen diferentes tipos de termómetros como el digital, auricular y el infrarrojo.  Elija el que más le convenga en nuestra selección de termómetros.
  • Un tensiómetro, un dispositivo imprescindible para medir la presión arterial de los pacientes. Descubra nuestro producto estrella, el tensiómetro electrónico de brazo Omron M3.

  • una báscula pesa persona, para conocer el peso de los pacientes. Se debe mencionar que, estos dispositivos son cada vez más sofisticados, ya que cuentan con múltiples funcionalidades.  Haga la elección de su balanza con la ayuda de nuestro artículo «¡las mejores básculas inteligentes del 2020!«
  • Un test de glucemia para poder medir la glucosa (el azúcar) en la sangre. Es importante que los medicos de cabecera escojan un buen medidor de glucosa para poder tratar adecuadamente sus pacientes que padecen de diabetes. El glucómetro Deep Black Beurer GL 50  es fácil y rápido de usar. Asimismo, dispone de una gran capacidad de almacenamiento.
  • Un otoscopio para inspeccionar el oído y el tímpano. Elija el mejor otoscopio siguiendo nuestra guía de compra de los mejores otoscopios.

Girodmedical espera que haya disfrutado de este artículo de blog sobre los médicos de cabecera. No dude en consultar nuestra gama de equipos médicos para profesionales en nuestro sitio web. ¡No olvide seguirnos en nuestras redes sociales, para recibir las últimas noticias FacebookPinterest y Instagram!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.