Servicio Cliente Gratuito : 912 694 250

Satisfecho o reembolsado bajo 15 días

Material Medico para profesionales y particulares
0 Mi cesta Mi cuenta Grandes cuentas
¡Quédate con nosotros!
DESCUENTO DE 5%*
Gastos de envió gratis desde 150 €
Oferta especial octubre
Con el código
WELCOME34

Guantes latex

Proteja sus manos con nuestra gama de guantes latex

 

El látex es un material que se obtiene a partir de la savia del árbol del caucho, pero también se puede sintetizar artificialmente. Se utiliza para la fabricación de guantes de látex médico porque es muy resistente y flexible, por lo tanto se puede estirar mucho antes de romperse.

Los diferentes tipos de guantes médicos de látex

 

Los guantes de látex son los guantes médicos y quirúrgicos más comunes utilizados en entornos médicos, laboratorios y para manipular productos químicos tóxicos. En 1901, el cirujano Henri Chaput fue el primero en introducirlos en el campo de la medicina en Francia. Son resistentes, elásticos y ofrecen una sensación de tacto cercana a la natural. Se recomiendan para acciones específicas que requieren destreza. Las personas alérgicas al látex tienen algunas alternativas como:

- Guantes de nitrilo: se utilizan cuando la protección contra las agresiones químicas debe ser mayor. Estos guantes son equivalentes a los guantes de látex, ya que ofrecen el mismo nivel de protección.

- Guantes de vinilo: no deben usarse durante los riesgos químicos, ya que ofrecen menos protección. De hecho, el vinilo es menos elástico y se deteriora más rápidamente que el nitrilo o el látex. También son una alternativa para las personas alérgicas al látex. El vinilo no se utiliza en gestos de alta precisión porque no transmite exactamente la sensación del tacto, o para un uso intensivo de larga duración.

La ventaja de estos dos tipos de guantes es que menos usuarios son alérgicos a ellos y aún así resisten bastante bien a cortes y pinchazos. Es importante subrayar que estos guantes son de un solo uso y, por lo tanto, deben desecharse después de cada uso. Independientemente del material, pueden ser empolvados o sin empolvar. Sin lugar a dudas, es mucho más sencillo para el usuario colocarse un guante en polvo y, además, aumenta la sensación de comodidad. Los guantes con polvo son más económicos porque se fabrican más que los no empolvados.

Los guantes de látex sin empolvar los utilizan principalmente personas alérgicas al polvo. Son fáciles de poner y proporcionan una sensación de confort equivalente a la de los guantes empolvados.

Recomendaciones para el uso correcto de los guantes de látex

Como hemos indicado anteriormente, los guantes de látex son los más utilizados en el sector sanitario y médico. El contenido de látex de un guante varía de un fabricante a otro. El uso de guantes es una buena forma de prevenir la suciedad diaria en el entorno médico y se han convertido en un elemento esencial para realizar diversos tratamientos porque protege la piel del usuario y tiene una función séptica en los pacientes.

No obstante, debe asegurarse de que su caja de guantes de látex cumpla con las normas europeas (EN 455: guantes médicos de un solo uso).

Se deben usar guantes de látex con polvo Hartmann o guantes de látex sin polvo durante cualquier procedimiento que implique contacto con sangre o membranas mucosas.
Para un buen uso de los guantes hay que respetar ciertas reglas que le presentamos a continuación:

- Elija el tipo de guantes de acuerdo con el riesgo al que estará expuesto.

- Elija la talla adecuada para que las manos estén realmente seguras y la sensación sea la mejor posible.

- Compruebe que los guantes no estén defectuosos.

- No debe usar joyas en los dedos ni llevar las uñas demasiado largas, ya que podrían perforar sus guantes.

- Las manos deben estar limpias y secas al ponerse los guantes. De hecho, a pesar de que el uso de guantes sea esencial, no debe reemplazar el lavado de manos. Porque entre el 70 % y el 80 % de las infecciones se transmiten a través de las manos.

- Si los guantes sufren algún daño durante una operación, debe sustituirlos por otros inmediatamente.

- Si ha estado en contacto con productos peligrosos, debe quitarse los guantes con mucho cuidado para evitar el contacto directo con la piel.

- Lávese las manos antes y después de usar guantes.

- Evite guardar los guantes fuera de la caja.

- Los guantes deben desecharse en un recipiente apropiado directamente después de su uso.

Los guantes de látex Abena-Frantex protegen no solo a los cuidadores sino también a los pacientes. El uso de guantes de látex se recomienda por dos razones principales:

- Reducir el riesgo de contaminación del personal con sangre u otros fluidos biológicos.

- Reducir la propagación de gérmenes.


Varios estudios clínicos ya han demostrado el valor de usar guantes de látex en los hospitales. Sin embargo, los guantes no proporcionan una protección absoluta contra la contaminación de las manos, por ello es tan importante elegir los guantes adecuados para cada uso.


Girodmedical pone a su disposición varios modelos de guantes de látex, esterilizados y no esterilizados con o sin polvo. Si le preocupa el riesgo de alergia al látex, le aconsejamos que utilice guantes de látex sin polvo, ya que limitan el riesgo de una reacción alérgica. Entre nuestra amplia gama, también podrá encontrar modelos para cirujanos.
Para las personas alérgicas al látex, le ofrecemos nuestra gama de guantes médicos de nitrilo que sustituyen perfectamente a los de látex, ya que sus propiedades son las mismas: resistencia, elasticidad y protección). Si todavía no sabe qué tipo de guante se adapta mejor a sus necesidades, le invitamos a consultar nuestro artículo de blog en el que hablamos de los
diferentes tipos de guantes y sus usos y características.

3 Artículo(s)

Comparar

3 Artículo(s)